El servicio iniciará en:

Live Now
  • 04
    days
  • 18
    hrs
  • 51
    mins
  • 21
    secs

La Biblia


Aunque fue escrita por el hombre, creemos que el Espíritu Santo inspiró la Biblia y ésta es la Palabra de Dios infalible para todos sus hijos. Las Santas Escrituras son eternas y por lo tanto, es nuestra única regla de fe, doctrina y conducta. 2 Pedro 1:21; 2 Timoteo 3:16-17.

La Trinidad


Dios se manifiesta en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hebreos 1:8; Juan 10:13; Mateo 28:18-20.
 
PADRE
Él es el creador de todo el universo y de la vida. Alfa y Omega; El gran Yo Soy; el santo de los santos. Él es la eternidad. Éxodo 3:14; Levítico 11:44-45; Números 23:19; Salmos 11:4-6; Malaquías 3:6; Hechos 17:28.

  HIJO
Jesucristo es el Redentor de nuestros pecados y el intercesor principal de la raza humana; quien se sienta a la derecha del Padre en el cielo. 1 Timoteo 3:16; Filipenses 2:9-10; Romanos 8:34.

  ESPÍRITU SANTO
 Es el regalo de Dios para el hombre después de la resurrección de Cristo Jesús en la tierra. El Espíritu Santo es nuestro Consolador y Consejero. Él nos trae convicción de pecado, es justo, y nos hace más como Cristo. 2 Corintios 3:14-18; Mateo 3:16-17; Juan 16:7-8; Hechos 1:8; 1 Corintios 3:16.

Jesús


“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.” Juan 3:16-17.


 Jesús es el Hijo de Dios y quién garantiza nuestro lugar en la eternidad. Él sufrió una muerte dolorosa y agonizante en la Cruz del Calvario para que nosotros hoy pudiéramos experimentar perdón, sanidad y restauración. El elemento clave, es que Él RESUCITÓ de la muerte al tercer día. 


 Cuando recibimos a Jesús en nuestros corazones, Él nos libera de toda atadura de pecado. “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." Romanos 6:23.


Una vez reconoces a Jesús como tu Señor y Salvador y le invitas a tu corazón, tu nueva vida en Cristo Jesús ¡comienza! Tus pecados han sido perdonados y eres nueva creación en Él.  Ahora puedes avanzar confiadamente sabiendo que no estás solo en esta jornada. “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17.

Salvación


Nosotros no podemos salvarnos por nosotros mismos a través de obras religiosas o buenos méritos. Por medio de la fe en la gracia de Dios y el trabajo completo de nuestro Señor Jesucristo en la Cruz del Calvario, es lo que nos purifica de nuestros pecados. Efesios 2:8-9; Romanos 6:3-4; Juan 3:16.

NECESITO A JESÚS

Bautismo



El Bautismo es un anuncio público de que somos nueva creación en Cristo. Jesús. Cuando eres bautizado, es tu proclamación de que Jesús es tu todo y de que eres uno con Él. El acto del bautismo, simboliza tu identificación con Cristo en tres áreas: Su muerte (cuando eres sumergido en el agua); Su sepultura (estando bajo el agua); y por último y más importante: Su resurrección (cuando sales del agua). 


La Biblia declara en Romanos 6:3-4: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 


La Biblia nos muestra en Hechos 2:38: “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

La Iglesia


La Iglesia es el corazón de Cristo. Somos embajadores de quién es Él en la tierra. Se compone de creyentes comprometidos en seguir a Cristo en amor, unidad, oración y hermandad; la iglesia practica las enseñanzas de Jesús y obedece sus mandamientos. 


La iglesia es la novia de Cristo, quien cautiva su corazón cada día. 2 Corintios 5:20; Efesios 5:25-27; Apocalipsis 21:2; 9-11; 2 Corintios 11:2-3; Oseas 2:19-20 [Dios hablando a su pueblo como la novia].